“What is left of LEFT”…¿ y de Italia?*

internazionale al Teatro Nazionale di Ferrara

©Samara Croci

Érase una vez un país antiguo, con una maravillosa historia, y que estaba saliendo de una guerra mundial y de una guerra civil en su territorio. El país y toda la población no  querían otra cosa que olvidar el pasado y empezar una nueva etapa de su historia descubriendo la modernidad que se había quedado atrás durante los años de guerra. Por primera vez, los ciudadanos decidieron centrarse en el futuro. El país del que hablamos es Italia, al principio de los años ‘50. Eran años en los que consumir significaba impulsar la economía exhausta, así que la televisión, junto con otros objetos, acabaron siendo los símbolos de la modernidad, del cambio y del futuro. Símbolos fascinantes y prometedores que penetraban en una sociedad todavía no tan desarrollada ni acostumbrada a la democracia. La televisión modeló la sociedad italiana y a los italianos. Y aquí es donde todo empieza, según los tres historiadores (Paul Ginsborg, John Foot e Marc Lazar) invitados a la conferencia de Internazionale en Ferrara con el titulo: Italia invertebrada – la crisis de la izquierda y el éxito de Berlusconi.

Italia hoy es un país con un antiguo y gravoso pasado que a diferencia de lo que ocurre en otros países, divide, más que representar un terreno común para el dialogo social. Además, cuando no se logra entender el presente y el futuro, uno acaba atrapado aun más en el pasado obsesivo. Esto es lo que está occuriendo en estos años en nuestro país, sin embargo, las cosas no han sido siempre así.

Justo después de la guerra, la población estaba impaciente por lanzarse hacia el futuro. El país experimentó en poco tiempo unos cambios enormes, sobre todo antropológicos. La sociedad cambió radicalmente: de ser un país de campesinos y trabajadores de la industria, nos convertimos en un país de emprendedores, de individuos que construyen sus fortunas con el trabajo individual. Cambiando la sociedad, cambiaron, por supuesto los valores. Los nuevos, acabaron siendo: el trabajo individual y las ganancias. La televisión era el escenario de estos nuevos valores. Consumir, lo hemos dicho, era casi una manera de apoyar al país, de impulsar su recuperación y, la televisión, con sus valores de consumismo e individualismo, representaba perfectamente este nuevo mundo. Y aquí ocurrió algo irreparable. Mientras que la política no parecía capaz de enfrentarse a los nuevos problemas de la sociedad, la televisión parecía hacerlo perfectamente e incluso más, con la llegada de la televisión privada de Berlusconi.

Así que la sociedad estaba representada por la televisión, que a su vez modelaba la sociedad y a los individuos, y los plasmaba según los nuevos valores que hoy Berlusconi personifica perfectamente.

Y mientras la sociedad se reflejaba en la televisión, la izquierda sufría una grave crisis. Los que más la habían apoyado: campesinos y trabajadores de fabricas, estaban disminuyendo en numero. Como partido político, la izquierda, no parecía capaz de ofrecer alternativas al modelo propuesto por la televisión y muy pronto por Berlusconi y su “berlusconismo”. Un modelo político, éste último, fundado sobre el populismo y la figura de un líder fuerte. Contra esto, la izquierda no ha sabido y todavía no sabe responder.

Con una izquierda en constante crisis por un lado, y por el otro, con una televisión  que empujaba hacia el individualismo, la recién nacida sociedad italiana no ha encontrado la posibilidad de desarrollar un espacio social de participación. La falta de éste, es un problema que, quizás más de la televisión, está afectando a las nuevas generaciones. Alejadas de la política, sin un espacio cívico donde participar, y atrapadas en un país viejo y muchas veces corrupto, las nuevas generaciones sofocan y se encierran todavía más en sí mismas. La izquierda, mientras tanto, ha fracasado en su intento de renovarse y no ha sabido despertar el interés de los ciudadanos hacia la política, las reformas sociales y tampoco hacia la participación.

Los errores han sido muchos pero los más importantes pueden resumirse en 3 puntos. Primero: en un intento de búsqueda de nuevos modelos, la izquierda ha anulado su pasado y sus personajes históricos (Turati, Matteotti y Gramsci) sin, al final, encontrar nuevos modelos efectivos. En segundo lugar, ha caído en el error, ya muchas veces repetido, de construir una muralla a su alrededor: “o estás con nosotros o estás en contra”. Y esto ha empujado todos los que no se sentían aceptados hacia la derecha, que mientras tanto ofrecía un modelo más plural. Por último, la izquierda, con su obsesión para la igualdad entre sus miembros, no ha sabido crear, y dejar surgir, un líder fuerte que pudiera enfrentarse a Berlusconi.

Al final, en el caos, los ciudadanos han elegido la política más clara, y es así como Berlusconi ha ganado las últimas dos elecciones y como ha podido reforzarse y crear el “berlusconismo”, un modelo político que probablemente seguirá existiendo incluso después de que desaparezca el mismo Berlusconi. Centrándose en los valores del reformismo, Berlusconi ha dado una respuesta efectiva al miedo que tienen los italianos a la crisis económica.

¿ Y la oposición? ¡Existe! Lo demuestra el alto nivel de Italia en el “Civil Society Index” que mide la extensión y la fuerza de los grupos de la oposición. Sobre todo en el norte y en el centro, existen redes alternativas pero el gran problema es que les falta una representación política, y sin esta representación, no hay manera de derrotar el “berlusconismo”.

Además, claro está, una parte de la población apoya a Berlusconi porque representa todos esos ideales que ellos comparten y que se han consolidados en los años del crecimiento económico del país, sobre todo a través de la televisión. Para entender el poder de la televisión en este país, no podemos olvidar que según una investigación llevada por Giusepe D’Avanzo, el 69% de los italianos utiliza solamente como medio de información y cultural, el telediario.

Samara Croci

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia Creative Commons.

*El titulo es un juego de palabras: What is left of left? – ¿Que queda de la izquierda? – quedar e izquierda en ingles son la misma palabra.

Anexo de última hora – Saramago sobre la dictadura de Berlusconi:

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Saramago/Berlusconi/fascismo/corbata/Armani/elpepucul/20091014elpepucul_8/Tes

Lo ultimo sobre Berlusconi y Italia desde Newsweek

http://www.newsweek.com/id/217155

Anexo: documental sobre las mujeres en la televisión italiana. Vergonzoso.

http://www.ilcorpodelledonne.net/?page_id=259

Un pensiero su ““What is left of LEFT”…¿ y de Italia?*

  1. Ciao Smara ho iniziato a leggere il libro da te suggerito che non hai fatto in tempo a comprare prima di rientrare in Spagna. Poi te lo mando. E’ “L’Industria della solidarietà” di Linda Polman.
    Temevo fosse un libro un po’ noioso invece è estemamente interessante anche perchè ci fa conoscere guerre poco conosciute dai noi del grande pubblicio anche se pubblicizzate dalle ONG per avere fondi. Mi appassiona veramente. Ciao

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...