Italia el 1 de Abril

L'Espresso, Re umberto, 8/4/2010

Italia es un país con una larga tradición en la comedia y en el teatro del absurdo. Muchos de los disfraces que todo el mundo admira del carnaval de Venecia, salen de esa tradición. Arlecchino o Pulcinella son personajes fundamentales en la cultura italiana y aunque vayan desapareciendo, su legado queda en nuestra forma de pensar, en nuestra cultura. Por eso creo, los italianos saben contarse muy bien a través del registro cómico. Ocurre entonces que películas como las Benigni, Gassman o Alberto Sordi expresan lo que es Italia, mucho mejor que otras más “serias”. De hecho algunos de los momentos más duros y complicados de nuestra historia, se han contado a través de ese cine que se llamó “commedia all’italiana” (Il sorpasso, Divorzio all’italiana, I soliti ignoti, I mostri, Amici miei…)

Quien no entiende esto de la cultura italiana, difícilmente entenderá muchas cosas. Nuestro humor se alimenta de la vida misma, de la calle, de nuestras debilidades y a menudo es un humor duro, implacable, que habla de nuestra maldad, de nuestra estupidez, de nuestra soberbia y de la vulgaridad.

Hoy, primero de abril, en Italia es el día del “pez de abril”. Un día en el que se hacen bromas y se cuentan chistes que parecen hechos verdaderos pero al final resultan  mentiras. Todo esto, junto con los resultados de las ultimas elecciones regionales, hace que este día sea explosivo y una ocasión para los italianos de reflexionar y para los extranjeros de entendernos un poco más. Por eso he decidido traducir algunos pequeños artículos que han salido en la prensa hoy (uno es antiguo) que van por este estilo…

1.

Ansa (Agencia de noticias), 1 abril 2010.

Pier Luigi Bersani, secretario del Partido democrático, ha divulgado un comunicado: “Yo, como antes Veltroni, tiro la toalla. He fallado. Me marcho. Pero he pedido que dimitiese también, todo el grupo dirigente del partido. Ha llegado la hora de dejar el puesto a una generación nueva. Nos faltan ideas, no faltan las personas: tenemos a centenares de administradores locales jóvenes, honestos y preparados que solo están esperando poner su entusiasmo al servicio del país. Tenemos que volver a abrir las secciones electorales, convencer los ciudadanos a que vuelvan, volver a hablar con la gente. Nos hemos equivocado en dejar que la derecha y su líder tomasen progresivamente el control: cuando todavía podíamos pararles, los hemos subestimados. Ha sido una estupidez. Nos hemos equivocado en desatender a las verdaderas emergencias nacionales: la lucha a la mafia y a la evasión fiscal, el desarrollo del sur, la instrucción, la universidad, la defensa del medio ambiente, la política económica en favor de las mujeres y de los jóvenes. Para todo esto os pido disculpa. Hasta luego.

Es un “pez de abril!” (Es decir….¡es broma!)

Da Internazionale, Giovanni De Mauro

2.

29 de Septiembre 2016

Hoy, 29 de septiembre de 2016, todo el país celebra los 80 años del presidente de por vida de los Estados Unidos de Italia, Silvio Berlusconi.  Desde las 7 de la mañana, la televisión que, desde hace 5 años emite en redes unificadas, está emitiendo los 26 capítulos de “Si, yo puedo”, la ficción sobre la excitante vida del presidente elegido por el pueblo. Mensajes de felicitaciones han llegado desde los cargos más altos de la Confederación: entre los primeros: el mensaje de la premier Mara Carfagna y el telegrama en rimas enviado por el presidente del Parlamento, Mariano Apicella (que desde 2010 solo tiene poder para opinar en temas no vinculantes del reglamento de los ministerios). Felicitaciones también desde el líder de la oposición legal, Sandro Bondi y desde el canciller de la Padania, Umberto Bossi. Esta noche, para celebrar el evento, se activará durante 1 hora internet y será excepcionalmente suspendido el toque de queda. SEBASTIANO MESSINA Repubblica — 23 dicembre 2008

3. (Esto no es un pez de abril pero va por el estilo…)

En Italia no se vota por indignación

Puedo imaginarme como se sienten Santoro, Travaglio, Luttazzi y Grillo (han sido los más polémicos contra el actual gobierno): victimas de un “pez de abril” ante tiempo. Han pasado tres días desde la nueva victoria electoral de Berlusconi (desde la decisión del tribunal de admitir los partidos que habían quedado fuera, hasta las elecciones) y piensan: “los italianos están bajo control! Dominados! Desinformados! Si supieran algunas cosas, no le votarían! Ni a el, ni a los aliados que le rodean”.  Detrás de este pensamiento se esconde una ilusión: qué los electores voten, como en otros países, para premiar o castigar. Qué la indignación esté detrás de la votación. Qué la X en la papeleta electoral sea (también) una consecuencia de un calculo/opinión moral. No es así. Solo ha pasado en 1992, la Lega Norte se benefició en aquel momento, pero fue el único momento. Los italianos, a diferencia de los demás europeos y de los estadounidenses, no votamos para castigar. Votamos por otras razones. Para ver la derrota de los antipáticos. Y los grandes maestros del antipatía están en la izquierda: los he encontrados en el instituto, en los años ’70 y permanecen todavía por aquí. De vez en cuando, aparece alguno simpático (Vendola, Renzi, Chiamparino): o no lo eligen como candidato o intentan liquidarlo. En el pasado lo he llamado “efecto Palio” – cada “contrada” (barrio) quiere la victoria, pero aun más, la derrota del rival. El fenómeno es incluso más amplio. La “antipatía militante”, en Italia, no se encuentra solo en política; mueve la afición futbolística, el arte, las profesiones.

– Para ver la victoria de quien es simpático. Y el gran artista de la simpatía, ¿Quién es? ¿Simpatía falsa, con chistes y comportamientos que nos hacen quedar mal en el extranjero? ¿Simpatía construida día tras día, por las revistas de cotilleo y los programas de televisión de la tarde? ¿Simpatía protegida de las noticias incomodas en el “prime time” de televisión? Claro, todo esto también, pero, siempre simpatía es. Humano, demasiado humano y útil, muy útil para recoger el consenso de una sociedad emotiva.

– Por interés y por provecho. No conozco a ninguna cultura tan idealista en la teoría, y tan realista en la practica. El ciudadano honesto vota para lo que cree ser su beneficio. Se preocupa para la seguridad. Pero el evasor fiscal (ocupación a tiempo parcial de buena parte de la población) también: no vota para la equidad y el equilibrio de las cuentas del Estado, si no para minimizar el riesgo de controles y sanciones. Añadimos a esto, que los políticos que hablan de principios y de perspectiva, son, por la mayoría, hipócritas, y ¿que nos queda? El circulo se cierra.

Es un hecho, no es una denuncia. Sé muy bien que los electores de otro Beppe (Grillo) no estarán de acuerdo con esta análisis. Los mueves un disgusto comprensible, pero a la vez, los perjudicas también una ilusión incompresible: que la mayoría de los italianos, si solo estuviera bien informada, votaría de manera diferente, por la justicia y empujada por la indignación. No es así y alguien lo ha entendido muy bien.

Beppe Severgnini, Corriere della Sera del 1 abril 2010

ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO PORQUE A MI DESDE LUEGO NO!!!

Samara Croci

Creative Commons License
Questo/a opera è pubblicato sotto una Licenza Creative Commons.

Lascia un commento

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...